Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 10 de junio de 2011

Estoy cansado, exhausto, abatido, debilitado, casi ya no puedo más. He estado a punto de abandonar mis sueños, de dejarme caer, de echarlo todo a perder, porque en ocasiones las circunstancias nos superan. Pero después de todo el esfuerzo que he tenido que realizar para llegar hasta aquí no puedo abandonar, ya no me merece la pena, debo ser más fuerte, más audaz, más atrevido, más vigoroso, las circunstancias no podrán conmigo, porque por muy oscuro que se vea el mundo siempre hay un rayito de luz.