Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 19 de marzo de 2011

Ya se que me cuesta demostrarte las cosas. Y que quizás esto provoque que te alejes sin querer de mi. Pero si no lo hago es porque tengo miedo. Miedo a oír un yo no, miedo a que dejes de sonreírme a destiempo. Miedo a perder esto, que por poco importante que parezca para ti, que puedes tener todo lo que quieras, para mi es una razón para seguir al pie del cañón. Miedo porque eres la única persona que hace que yo me sienta así. Y pensando esto me doy cuenta de que, por muy deseable que sea, es ridículo creer que me vas a querer justo a mi, cuando levantando una piedra se te aparecen cinco o seis mejores que yo en todo. Va a ser que los que dicen que soy una cobarde tienen razón, es que a veces ni yo misma me entiendo. Me muero porque me abraces y poder sentir que en ese momento soy yo, no otra, solamente yo, la que oye como te late el corazón. Pero pienso en estar contigo y ¿para que negarlo? me acojono. La distancia es algo que acobarda, no porque no confíe en ti, sino porque no creo que yo sea capaz de aguantarlo. Ya he dicho que soy una cobarde, pero es por que lo he pasado muy mal. Y también tengo miedo al dolor. Entonces me saludas y me haces perder la cabeza y me prometo que otro día, que fuera no llueve y este menos cansada dejare mis temores atrás. Otro día.