Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 25 de octubre de 2010

Dicen por ahí que el primer amor nunca se olvida, me permito opinar que tienen razón, pero también agrego que ni el primero ni todos aquellos que de verdad son amores. Defino amor, como aquel que sientes en tus carnes, que disfrutas, que sufres, que de verdad amas. Da igual que sea el primero, el quinto o el último, no se olvidan porque los has amado de verdad. Pueden ser muchos o pocos, con distintos principios y distintos finales; pueden terminar bien o por el contrario, catastróficos. Un amor verdadero nunca se borra de la memoria. ¿Por qué? Muy fácil, su nombre lo dice, es verdadero e inolvidable. Más corto o más largo, lo importante es vivir el amor que de verdad amas porque cuanto más lo disfrutes, más tarde lo olvidarás.