Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 6 de octubre de 2010

Ahora llega el momento en el que despierto, todo ha sido un sueño. Un sueño que por un momento llegué a creer, que durante unos instantes me había ilusionado, un sueño que me había recordado que si existe el amor.
Sin embargo he despertado, vivo en la realidad, en la realidad que no merece la pena ilusionarse, por que al fin y al cabo nuestras ilusiones, son tan solo ilusiones que de un momento a otro pueden desaparecer, que se van por la borda y aún así te llegan a herir, llegas a sufrir por ellas.