Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 5 de octubre de 2010

7.15 horas de la mañana.

Suena el despertador, una música arrolladora retumba en tus oídos. La apagas rápidamente para que deje de sonar ese ruido estruendoso. Estiras los brazos y te quedas observando el techo que hay sobre ti. Te quedas un rato así, quieto, inmovilizado por la melodía de la canción que escuchaste la noche anterior tras un gran baile. Te destapas y tiras la manta velozmente, tanto que acabas por tirarla al suelo. Te restriegas los ojos. Vas al baño aún dormido y te enjuagas la cara con agua para ver si así consigues despertarte algo. Levantas la cara hacia el espejo y te quedas mirando tu rostro hasta encontrar esas pequeñas bolsas que se forman bajo los ojos tras una larga noche. Respiras hondo y vuelves a la habitación. Una vez allí coges lo primero que encuentras en el armario y te vistes. Acto seguido coges tus cosas. Tomas ese deicioso cola-cao que siempre sienta tan bien. Te diriges al baño con rapidez y te acicalas (limpiarte los dientes,peinarte,lavarte las manos, etc...). Coges tus cosas de nuevo y corres hacia la entrada, nada más cerrar la puerta tras de ti crees haber olvidado algo, pero antes de nada miras en la mochila y sí, ahí está. Dejas la mochila en el suelo del autobús, te sientas y echas la cabeza en el sillón en gesto de cansancio y últimamente piensas: Un nuevo día, ¡allá voy!